shhhhh... es mala suerte hablar de tiburónes aquí